LA PANDEMIA QUE NO CESA

by admin

Por: Reyna Aidee Aguilar Esquivel

A cuatro meses que se declaró la pandemia mundialmente, los contagios en el país no han cesado a causa de distintas razones.

Para empezar las autoridades no han tomado las mejores decisiones en el manejo de la situación, pues meses pasados se anunció a nivel nacional el implemento del semáforo para transitar a la “nueva normalidad”, a pesar de que los contagios no habían disminuido, el panorama futuro no era favorable y lo estamos comprobando.

Por varias semanas tanto los contagios como los decesos de personas no han disminuido en el país. Esto es un efecto del desconfinamiento que no se ha llevado a la practica como se debería, que  ya que el comportamiento social es incierto. En distintos estados y en la CDMX se ha transitado en los colores del semáforo sin sentido, al menos con certeza en la Ciudad de México. Se supone que ese transito de colores del semáforo obedece al estatus de personas contagiadas, recordemos, rojo: no salgas si no es estrictamente necesario; naranja: si puedes, quédate en casa; amarillo: hay más actividades pero con precaución; verde: podemos salir pero con precaución y prevención. Sin embargo, la realidad es otra, no se ha tomado con seriedad lo que implica cada color, no se practican las medidas necesarias para evitar transmitir el virus de persona en personas.

Es necesario recordar y comprender que el confinamiento no pude permanecer por más tiempo, debido al sistema económico y social en el que vivimos, las desigualdades sociales hacen insostenible la situación. Por ello es importante que se reactive la economía mexicana, que poco a poco  las personas se incorporen a sus actividades cotidianas pero con la debida precaución.

Lamentablemente desde que se declaró pandemia, gran parte de la población no han llevado a cabo las medidas sanitarias para cuidarse y, cuidar a las demás personas. Hay quienes convocan a reuniones exponiéndose ellos como a otras personas o a sus familiares, hemos visto en las noticias bastantes casos como este.

Aunado a ello, cuando salen a comprar los alimentos lo hacen en familia, hay quienes no portan mascarilla o caretas, en algunos lugares se aglutinan o no respetan la distancia de 1.5 a 2mts, no usan gel antibacterial, pero también vemos que las personas que atienden los establecimientos tampoco respetan las medidas de precaución.

Lo antes mencionado ha ocurrido desde que el país estaba en semáforo rojo,y cuando se pasó a naranja incrementó. La ciudadanía entendió equivocadamente, es decir, creen que pueden salir a la calle sin alguna necesidad básica, sin mascarilla, aglutinados, ir a lugares que no son necesarios como el trabajo o comprar alimentos.

Tengamos en cuenta que los contagios no cesan y es responsabilidad tanto del gobierno como de la población. El gobierno debe implementar apoyo económico para quienes lo requieren y así sean pocas la personas que salgan a trabajar o a buscar empleo, pero también como ciudadanos, necesitamos comprender que nosotros de igual manera somo responsables de que esto no incremente o se disminuya, realizando lo que tanto se ha dicho.

Recordemos que el repunte de contagios también ha sucedido en otros países. Pero en México ni siquiera han disminuido. Reitero, es imperativo darnos cuenta que depende de la población como también de las medidas que implementen los gobiernos de las diferentes entidades para que la pandemia se pueda controlar y así lograr restablecer nuestras vidas.

You may also like

Leave a Comment